Sarah Palin: Una candidata mujer para la defensa de una política reaccionaria

Un hecho innegable recorre los primero años del siglo XXI: la llegada al poder gubernamental de las mujeres. Este dato no menor es propio de la realidad que se vive en países como Alemania, Argentina, Irlanda, Chile y algunos otros. En esos casos las mujeres son portadoras de las embestiduras presidenciales o ejercen cargos como canciller. También las bancas parlamentarias cuentan con mayor cantidad de funcionarias y hasta las listas de los partidos políticos se ven obligados a cumplir con “las cuotas de género”[1] ante las elecciones. Pero, ¿con la asunción de algunas pocas (muy pocas) mujeres en cargos de poder, las mujeres estamos mejor? Claramente no.

El siglo XXI ha comenzado con el resquebrajamiento de la ofensiva neoliberal de los ´80/´90, que hambreó a las masas a costa de salvar al capitalismo de la crisis de los años 70. Junto a la debacle del modelo económico en los últimos años también se ha profundizado la caída de la hegemonía norteamericana, y el fin del paradigma de un mundo unipolar. Por estas y otras causas, la situación del capitalismo mundial necesitó que sus ejecutores recurrieran a nuevos artilugios, tanto en el centro como en la periferia, donde adoptaron nuevas “tácticas” para captar el voto de las masas. Con la intención de atrapar el voto popular apelan a la sensibilidad de los sectores más explotados y oprimidos: en el caso de los EEUU, a las mujeres y los inmigrantes, como lo vimos durante las internas demócratas entre Hillary Clinton (“la mujer”), y Obama (“el negro”), y también con el lanzamiento de la candidatura a la vicepresidencia por el partido republicano de Sarah Palin.

Para los conservadores la imagen de una mujer o un negro en el puesto más importante del centro imperialista, el ejecutivo norteamericano, suele verse como una provocación a los valores del americanismo. Sin embargo, el caso de Sarah Palin es algo distinto: pretenden utilizar una “imagen” de “cambio” destacando una figura femenina, pero que está encarnando una cruzada reaccionaria, sin ningún tipo de tapujos.

Ella, una acérrima creyente en Dios y en la teoría de la creación divina, quiere imponer una educación conservadora en las escuelas, como un aspecto disciplinador sobre la juventud. Defiende incluso la penalización del aborto en casos donde las mujeres han quedado embarazadas producto de violación o incesto, para ejercer la dominación total sobre nuestros cuerpos y nuestro derecho a decidir. Es una militante de la impugnación de los matrimonios entre dos personas del mismo sexo, así como también condena la  libertad a ejercer la propia sexualidad libremente. Hasta se da el lujo de ser parte de una organización que promueve la portación de armas para defensa personal. Su currículo no tiene desperdicio y sus declaraciones tampoco, esto opinaba meses atrás sobre las guerras imperialistas promovidas por Bush: “Están enviando a nuestros soldados a una misión encomendada por Dios. Hay un plan y es el plan de Dios.”[2].

La candidaturas de mujeres en altos cargos, y la asunción de varias de ellas como presidentas o ministras destacas, llevó a que muchas feministas sostuvieran que con esto las mujeres avanzamos en una “conquistada igualdad”, y en que “las mujeres estamos mejor”. De esta manera afirmaron que la llegada de Hillary Clinton a la Casa Blanca sería un hecho histórico y que su condición de mujer “equilibraba”, sus más que cuestionables posiciones políticas sobre temas muy sensibles como su apoyo a la guerra de Afganistán e Irak, o su apoyo a incontables medidas del gobierno republicano de Bush.

Sarah Palin, por su parte, es presentada como parte de una “nueva generación” de mujeres conservadoras que buscan disputar a las demócratas la representación femenina. A esta altura del partido, ¿alguien podría afirmar que esta mujer, que se postula para un cargo estratégico para la geopolítica mundial, puede tener algo que ver con la defensa de los derechos de las mujeres? Se necesita un alejamiento profundo con la realidad para afirmar –sin redundar en un sinsentido- que puede significar para nosotras un avance cualitativo en nuestras condiciones de vida.

Que haya más mujeres en cargos políticos expresa cambios históricos de magnitud que no podemos dejar de destacar, sin embargo sí podemos afirmar que esto no representa un avance para los derechos de millones de mujeres, ni en sus condiciones de vida. Es que la “condición femenina” de quienes gobiernan no determina su política, sí lo hacen las ideas, los programas y los intereses de clase que defienden.

Aunque compartamos con las feministas el combate a las ideas reaccionarias de Palin, nunca podremos compartir la defensa de Clinton porque, en esencia, ambas mujeres representan los mismos intereses que no son los de los millones de mujeres que dicen querer representar.

Ante la profundización de la crisis económica en curso que más duramente golpeará a las mujeres a cargo de la administración de la economía de las familias obreras, Sarah Palin no es una representante de los intereses de las clases subalternas, sino todo lo contrario.

Mientras familias enteras ocupan con sus carpas las plazas de los barrios al haber sido desalojados por no pagar sus hipotecas; mientras el desempleo y las suspensiones crecen; las jubilaciones han caído un 30% y la xenofobia se acentúa, los debates entre republicanos y demócratas no se centran en cómo avanzar en la defensa de los derechos de las mujeres, ni de los inmigrantes, ni de los trabajadores, ni en   cómo buscar la mejor salida a la crisis social que vive Estados Unidos. El GRAN debate se concentra en  cómo salvar a este capitalismo declinante, claro está, a costa de las grandes mayorías populares. Contra este sistema que lo único que socializa son las pérdidas y las miserias, el conjunto de los trabajadores y trabajadoras, nativos/as o extranjeros/as, y los sectores más pauperizados de la sociedad, entre los cuales las mujeres somos mayoría, tenemos que oponer una fuerza imparable para terminar de una vez por todas con la explotación y la opresión y, sobre las ruinas de la propiedad privada, poder avanzar verdaderamente en construir una sociedad igualitaria.


[1] Leyes que obligan a candidatear en las listas a cierto porcentaje de mujeres con respecto al total.
[2] Página 12, 04/09/2008.
Categorías: Mujeres | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

TIME

Current & Breaking News | National & World Updates

Insurrectos para el Futuro

-contraofensiva de un sueño inconcluso-

Estrella del Amanecer

Hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones.

por los caminos del espejo

en busca de un lugarcito en el cual refugiarme

Martín Ruta 8

POESIAS, CRONICAS Y REFLEXIONES DE UN ESCRITOR COMPROMETIDO

polemica social

La insolencia del estudiante con su profesor; en los salones, expresiones cínicas formuladas bajo las apariencias de amabilidad; en el comercio, una rabiosa competencia, y como en el comercio, en la técnica, en la ciencia, en el arte, en el deporte; escaramuzas parlamentarias en las que podemos observar profundos conflictos de intereses; la furiosa guerra diaria de la prensa; huelgas obreras; manifestantes ametrallados en las calles, valijas cargadas de gases asfixiantes que se envían mutuamente por los aires las naciones civilizadas; incendios de las guerras civiles, que nunca se apagan sobre nuestro planeta: estas son las diversas formas de la “polémica” social, que van desde lo más cotidiano, normal, habitual, y pese a su intensidad casi imperceptibles, avivadas por la polémica extraordinaria, explosiva, volcánica, de las guerras y las revoluciones. Es la imagen de nuestra época. Hemos crecido en ella, la respiramos y vivimos en ella. ¿Cómo podríamos dejar de ser polémicos sin traicionarla? Trotsky, Mi Vida, 1929.

Tinta Roja blog

Política & Marxismo; en la Zona Norte industrial del GBA

PTS - zona sur GBA

Just another WordPress.com site

Santiago y la trinchera

Noticias, debates y reflexiones a la izquierda

La oveja roja en la UNLaM

Just another WordPress.com site

elilaturca

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

Los trabajadores en la Argentina posdevaluación Recomposición social y conflictividad sindical de 2003 en adelante

Seminario de Investigación de la Carrera de Sociología de la UBA Titular: Paula Varela

Diario NCO Blog

San Justo, Monseñor Marcon 2584 📞4441-4936

El Gran Sueño

:::: Blog de debate político-ideológico de la Juventud del PTS - Psicología:::: "Para alcanzar el nivel de heroísmo y abonar el terreno de los grandes sentimientos que dan vida, es menester que la conciencia se sienta ganada por grandes objetivos". León Trotsky.

Los Sospechosos de Siempre

::Blog de debate de la Juventud del PTS - Sociales::

~New Way To Bleed~

Todavía sigo siendo esclavo de los sueños... Es sólo una nueva forma de sangrar...

A %d blogueros les gusta esto: